Incendia la casa de su vecino tras una pelea. Discutían si la arepa era colombiana o venezolana

Incendia la casa de su vecino tras una pelea. Discutían si la arepa era colombiana o venezolana
Cúcuta, Norte de Santander.
“¡Que la arepa es venezolana mmg!”, se escuchaba gritar a Wuilmer Arveláez (31) mientras incendiaba con gasolina la casa de Jhonjairo Hincapié (31), en la ciudad fronteriza de Cúcuta.
 
Todo comenzó cuando el ciudadano venezolano Wuilmer (oriundo de Charallave) hablaba normalmente con su amigo Jhonjairo (natural de Cúcuta) cuando salió a relucir el tema del origen de la arepa, un pan de maíz típico en ambos países.
 
“¿Pero qué está haciendo veneco malpario’?”, exclamaba en pánico con las manos en la cabeza Jhonjairo mientras veía como su casa ardía, para luego declarar: “Pues mire, yo le decia a Wuilmer que no había nada más rico que una arepa colombiana en su bandejita paisa con unos frijilitos y huevo frito, y que le daba gracias a diosito que los venezolanos pudieran tener arepitas colombianas también, luego de eso solo vi un puño venir a mi cara, y cuando abro los ojos estaba ese hiju e’ puta estaba quemándome la casa”
“Ese becerro tenía días provocándome”
 
Luego de ser detenido por la policía se pudo acceder a la declaración de Wuilmer Arveláez quien explicó que Jhonjairo era una caliche mal intencionado, que se la tenia jurada hace días cuando dijo que el pabellón criollo era una copia de la bandeja paisa. “Ese becerro tenía días provocándome, yo se la dejaba pasar porque uno anda de inmigrante, pero hasta hoy se la aguanté, queejeso de que la arepa es colombiana, muchacho marisco ese, le di un solo coñazo y le prendí el rancho para ver donde va cocinar sus mugrosas arepitas colombianas, además la bandeja paisa es una copia barata del pabellón, siempre han sido así los colombianos, unos envidiosos”.
 
Luego de esa declaración Wuilmer fue puesto a orden de la fiscalía, al parecer tenía una orden de captura reciente por haberle escupido la cara a una vendedora informal que dijo que los tequeños venezolanos eran los mismos deditos de queso colombianos.